Carta del director científico

Vincenzo Ferrari

Noé Cornago, fotografiado por Aitor Urrestarazu.

En primer lugar, me gustaría expresar mi agradecimiento al Patronato del IISJ por mi elección como nuevo Director Científico de IISL para el período 2018-2020. Además de una responsabilidad muy importante, se trata de un honor muy especial, no solo por la importancia del propio IISJ, sino también por el impresionante grupo de personalidades académicas que me precedieron en esa posición. Todos ellos contribuyeron durante las últimas tres décadas, de manera diversa pero igualmente valiosa, a construir la reputación global que hoy disfruta el IISJ como institución académica de excepcional calidad. Por supuesto, esto hubiera sido imposible sin el valioso aporte y consejo de RCSL, el magnífico equipo profesional del IISJ, y el apoyo sostenido del Gobierno Vasco/Eusko Jaurlaritza y otras instituciones públicas, como la ciudad de Oñati o la Diputación Foral de Gipuzkoa.

El IISJ es una institución que conozco de cerca y con la que tengo una larga historia de colaboración. Como profesor del Departamento de Derecho Internacional, Relaciones Internacionales e Historia del Derecho de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), mi interés por los estudios socio-legales surgió hace mucho tiempo, ya que pronto me di cuenta de lo fructífero que puede ser el cultivo del diálogo entre disciplinas, tanto en la enseñanza académica como en la investigación. Desde mi primera visita a Oñati, hace más de dos décadas, me cautivó su singularidad. Su inusual mezcla de académicos visitantes y brillantes estudiantes de todo el mundo crea un clima intelectual único y muy estimulante, además de inter-generacional. El desempeño sobresaliente del personal de IISL también merece un reconocimiento especial y un elogio por su valiosa contribución a través de los años al éxito de IISL. Finalmente, la maravillosa sede y la belleza del entorno, incluyendo la animada y acogedora ciudad de Oñati, son sin duda elementos adicionales del incomparable atractivo del IISL.

Las transformaciones globales están dando a los estudios socio-legales una nueva relevancia transnacional. Existe una demanda creciente de ese tipo de conocimiento especializado, pero abierto a la complejidad en la que opera el derecho, en una gran variedad de dominios económicos, políticos y socioculturales: problemas tales como la crisis de los sistemas de pensiones, la violencia de género, la regulación corporativa, la protección de la privacidad, las cuestiones migratorias, las transformaciones del mundo del trabajo, la justicia penal …y tantos otros problemas críticos de la realidad actual. El pluralismo legal ya no es un residuo del pasado sino una realidad dinámica y transnacional, que traspasa las fronteras estatales y las divisiones sociales, ignorando cada vez más los contornos jurisdiccionales, provocando además una creciente contestación social.

Sin embargo, el hecho es que, por diversas razones, el IISJ ahora está experimentando un momento de transición que exige de todos nosotros, es decir al IISJ y sus socios más importantes, el RCSL y el Gobierno Vasco/Eusko Jaurlaritza, un esfuerzo adicional de colaboración. El IISJ se enfrenta a una serie de desafíos importantes cuya respuesta no puede demorarse más. Debemos explorar medidas innovadoras con el necesario apoyo de todas las partes, que una vez adoptadas debemos implementar. Estas medidas surgirán del análisis específico de nuestras diversas áreas de acción, a saber, Workshops, Programa de Investigadores/as Visitantes, Master en Sociología Jurídica, Biblioteca, Publicaciones, y otras actividades relacionadas con la investigación. En esa línea destacan nuestros nuevos acuerdos de colaboración con la UPV/EHU y la Fundación Ikerbasque, pero estamos abiertos a lograr acuerdos de similar importancia con otras instituciones igualmente importantes. Todos estos aspectos implican importantes novedades académicas y de gestión. No en vano, la solidez organizacional del IISJ para los próximos años dependerá en gran medida de nuestra capacidad para combinar de manera cuidadosa algunas innovaciones administrativas y académicas de importancia crítica. Para ello, necesitamos el apoyo de especialistas e instituciones de todo el mundo interesadas en lo estudios socio-legales. Nuestras puertas están abiertas a todos ellos. El IISL es una flor rara y hermosa que debemos cuidar. Hoy más que nunca necesitamos de su apoyo.

Noé Cornago
Octubre de 2018